NO volverán a comer cerdo

A veces me impresiono, cuando en búsqueda de etiquetas (hashtags) en Instagram o en Facebook, al poner la palabra comida sana, salud ó nutrición, aparecen platillos de cerdo. No lo puedo negar, ya estando informado, es un poco “shockeante” para mí.

Que a estas alturas se considere al cerdo como una comida saludable, es solo la muestra que tan ignorantes somos en temas de nutrición y qué fáciles somos de manipular. Me acuerdo en mis épocas de fisiculturismo, que incluso se decía que la carne de cerdo era mejor que otras (todas son dañinas), porque tenía menos colesterol y grasa en cortes mas magros. Parece que lo único que les importa a los reyes de la nutrición es la cantidad, calorías, calorías, calorías y no la calidad de los alimentos.

En primer lugar el cerdo se tiene que súper cocer, porque si no corres riesgos, tal vez no pase, pero definitivamente yo no caminaría diario por en medio de una autopista a ver si un día me atropellan. Todos seguramente hemos oído acerca del cisticerco, una larva patógena que si no se cose bien, el alimento puede transmitirse al sistema digestivo de la persona, pudiendo evolucionar en una mega lombriz que puede llegar a tu cerebro y cuando lo logra ya valiste cacahuate amigo.

Quien de ustedes no ha ido en alguna carretera y ha visto un camión apilado de cerdos con destino final al matadero, ¿en qué condiciones se ven?. ¿No se ven muy higiénicas que digamos no?, Además el pobre animal esta hacinado, no puede ni moverse, se lesiona y se le infectan las heridas, tiene hambre y como es un animal carroñero termina por comerse su propia caca y todo eso que forma parte del cerdo, posteriormente pasará a ti.  Así de fácil, la verdad es evidente. Al pan, pan y al vino, vino.

parasitosLes comentaba que el cerdo por naturaleza es un animal carroñero, ósea, come cualquier cosa que encuentra a su paso, no importa que sea basura, excremento, otro animal putrefacto, alimentos descompuestos etc.. Bajo esta tesitura el cuerpo de un cerdo resulta ser Disneylandia  para los  parásitos, gérmenes, virus, bacterias, patógenos y muchas, muchas toxinas.

¡Oigan todos!, hasta los que ponen #salud, #saludable y #nutrición para vestir comida con  puerco. ¿Si todos sabemos que somos lo que comemos, entonces seremos un parque de diversiones de todo tipo de microorganismos? ¿Eso es lo que somos? A veces no encuentro coherencia entre el dicho y el hecho.

El cerdo, marrano, cochino, puerco, porcino, no es de ninguna manera nutritivo, no lo es, les costará trabajo asimilarlo físicamente, pero sin duda les costará más trabajo asimilar las palabras que les digo, siendo para muchos un platillo «tan rico». Muchos prefieren el placer de estar jugando a la ruleta rusa continuamente. No hay vitaminas, minerales, antioxidantes, por lo menos no de calidad y si tu búsqueda solo es por la “prote” y la grasa, estarás en el mágico camino de la borregada olvidando que el alimento es nuestra fuente de salud, o bien, de enfermedad.

Ahora que te digo esto ya lo sabes, ya depende de ti. ¿Por una vez no pasa nada?, alguien  lo podría decir.  Quien se ha intoxicado alguna vez por comer este animal, sabrá que esa inocente frase no es cierta.

Tus enfermedades empiezan en el Supermercado

Voltea a ver el carrito del súper de la mayoría de personas. ¿Sabes por qué hay crisis de salud?

super 4

Ya sea por ignorancia, antojo, influencia o cualquier otra razón, nosotros cometemos errores muy comunes cuando vamos al súper y lo que provoca es que después nos enfermemos. Muchos de tus problemas de salud se erradicarían, sí te fijaras bien que traes en tu carrito de compra.

Al estar robotizados e influenciados por  la mercadotecnia tomamos mucho a la ligera nuestras decisiones alimentarias, simplemente lo hacemos o por costumbre, deslumbramiento o pura inercia. Para que YA TENGAS EL CONOCIMIENTO y luego NO TE QUEJES, te voy a dar unos tips, para solventar satisfactoriamente esta aduana.

  1. Pasas por alto los alimentos frescos: Bueno, mi principal consejo es y será siempre acudir a tu mercado local, los supermercados para mi ya son cosa de pura urgencia o de algo muy específico. Prefiere siempre lo local, fresco, de temporada y por supuesto lo orgánico, si no hay está última es preferible tener las tres anteriores. Generalmente los alimentos frescos están en el pasillo de algún costado de tu tienda, ahí es donde te debes de concentrar. Sin etiquetas. Llevarte lo proveniente de la naturaleza.

  1. Te pierdes en el centro del súper: Si el grueso de tu compra se basa en productos que están en los pasillos centrales, estás muy perdido. En cualquier súper es ahí donde están todas las comidas empaquetadas, enlatadas,  procesadas, de paupérrimo contenido nutricional y rematándole lleno de sustancias que no sabemos ni que son. Si compras mucho de esos pasillos evalúa como está tu salud ahora y que quieres para tu futuro.

  • Solo compra en los pasillos centrales algunos almidones importantes como arroz, avena, frijoles, lentejas, aceite de coco, vinagre orgánico de manzana, nueces. O sea, si pasas por ahí que sea para algo muy puntual y NATURAL.

  1. No sabes leer las etiquetas nutricionales: Te deslumbras y bloqueas ante el resplandeciente anuncio mercadológico, antes que ver que trae en realidad ese producto. Aquí no importan las calorías que traiga la comida, ni si es light o fortificada. Eso es pura basura. Lo verdaderamente importante es los ingredientes que trae y hay dos reglas de oro a esto. SI NO LO PUEDES PRONUNCIAR, NO LO COMPRES. SI NO SABES QUE ES, NO LO COMPRES.

  1. Vas al súper con hambre: Ya valiste madre amigo. Si tienes malos hábitos y costumbres, esto puede ser tu peor enemigo ya que los antojos jugaran en tu contra y se inclinaran siempre por la comida chatarra, que en un súper es la mayoría.

La próxima vez que vayan al súper acuérdense de este artículo por favor. El tomar decisiones conscientes e informadas es un gran acto de amor a nosotros que se proyectará en la consolidación de buenos hábitos que nos darán salud.