El miedo a desintoxicar

Muchas personas dicen que ya nos desintoxicamos solos, que el organismo está destinado a eso, que nuestros órganos trabajaran para nosotros. Ojalá todo esto resultara como dicen.

Si bien es cierto la función del cuerpo es desintoxicarse y buscar el equilibrio, desgraciadamente, estamos tan saturados de sustancias dañinas que los órganos no se dan abasto. No hay mas explicación, que preguntarles a esas personas, ¿por qué hay tantos enfermos actualmente, si nuestro cuerpo se supondría debería de hacer la tarea de lograrlo de manera optima?. Le echarían la culpa al individuo. Repito, no se dan abasto y junto con la carencia de nutrientes, desintoxicarte es la otra causal principal de enfermedad.

 Tocando el tema de la desintoxicación desde un punto de vista de antecedentes,  te diría que esto ha sido innato al ser humano, lo que pasa es que nos hemos alejado de nuestras raíces, de nuestros ancestros y de los métodos antiguos de curación. La misma medicina alópata actual (que en realidad debería de ser la medicina alternativa) y la ciencia, nos han alejado de esa conexión que tenemos con la naturaleza, con el universo. Simple y sencillamente por ser humanos, somos parte de TODO lo que es, somos seres holísticos.

Detrás de la industria médica, está la farmacéutica y desgraciadamente científicos muy brillantes pagados por los intereses económicos de ese emporio de millones y millones. Eso se traduce que no les interese los elementos de la naturaleza, se hagan a un lado y hasta lo satanicen, haciendo creer a una sociedad que no se cuestiona, una mentira repetida miles de veces, que se convierte en una percepción ilusoria en verdad.

¿Quién ha ayunado que conozcamos? Ghandi, Jesús (40 días y 40 noches), Pitágoras, este último hacía ayunar a los aspirantes a estudiar con el, para que le entendieran. Razones diversas de esos tres personajes, cuyo fin último era la depuración en el sentido encaminado a sus distintos propósitos: Espiritual, físico y social.

El miedo al ayuno es parecido al miedo a la fruta. La fruta durante siglos se ha conocido por sus virtudes sanadoras, curativas y nutritivas. Llega la ciencia y nos dice que la fruta es dañina por el azúcar, que cuidado con el indice glicémico, que la intolerancia a la fructuosa. La realidad es que no se tiene certeza absoluta de que es lo que pasa cuando la fruta entra a nuestro cuerpo. Con los ayunos y las desintoxicaciones pasa lo mismo.

frutas

Los intereses que hay en el ayuno, en la fruta, no son los mismos que en otras industrias como la farmacéutica, donde hay mucho dinero de por medio. Por eso los profesionales en este campo atacan a lo desconocido para ellos, sin mala fé,  simplemente vendados de ojos.

Si la mayoría de personas supieran que hay elementos reales de curación natural, el negocio farmacéutico se cae, a todas luces no conviene saber la verdad.

La desintoxicación es un paso a la evolución humana, tanto física, como espiritual. Se requiere ser de mente abierta y cuestionarse las cosas. Un deseo de crecimiento, de no aceptar lo que dice el colectivo, solo repitiendo y aceptando «lo que nos han dicho».

Al quitarse del camino del cuerpo, este trabajará para restaurar su equilibrio y  lo desintoxicará.  El cuerpo y su sistema inteligente de sanar, hará que cure lo que no sirve como el tejido y órganos dañados, preservando los órganos vitales. No se morirá de hambre porque tiene reservas.

Imaginase si nos remontáramos simplemente a un siglo atrás por lo menos, veríamos que no es tan anormal estar sin comida por un periodo de tiempo. Lo que pasa que ahorita estamos plagados de opciones muy a la mano y por eso ayunar, desintoxicarse con jugos o comer crudivegano es algo sumamente raro.

Acuérdense de mi después y refiéranse a este artículo. Perspectiva. El ayuno es temporal y los beneficios para el cuerpo duraderos.

¿Por qué jugueo?

IMG_20180718_104437335

#JUGUEA

 

Delante de lo que estaba acostumbrado a ver se escondía algo, puede ser que delante de mi cuerpo, mi razón de ser, mi matrix y mi espíritu. Y así lo que en el fondo de mi alma soñé con ver, lo encontré aquí.

Porque delante de los mitos disfrazados de medicina, los doctores, los suplementos, las creencias populares, la proteína, los chochos, los nutricionistas. Delante de mi falta de cuestionamientos y mis enfermedades, de una sociedad que no se cuestiona nada y está enferma. De mis agruras, reflujo, constipación, fatiga y falta de claridad. Delante de todo eso, había iluminación.

Más allá de ignorar a Hipócrates, de su dicho y su legado: “La medicina es el alimento y el alimento, la medicina” y por supuesto, el saber que sí quería transformar mi salud, tendría que estar dispuesto a renunciar a lo que me había enfermado. Tareas difíciles de concebir en un mundo envenenado.

Delante de todo lo anterior, tuve que hacer un lejano viaje de introspección, de inspección interna para llegar ahí y comprobar, que más allá de toda esa crisis, ignorancia, y miedo, existe un universo con el poder de la naturaleza, que palpita y nos otorga en sus latidos de vida, el alimento. Corazón y alma en su nutrición.

Sus bondades transformaron mi salud por encima de cualquier gesta, de cualquier cuento que quiere convertirse en artífice de un cambio social y con el sueño de buscar que vivamos en un mundo en armonía con el todo. Un mundo donde podamos vivir sanos.

Es así que llegué al jugo, sin saber que más encontraría. Encontré un cambio total y holístico, en mi salud y mi misión de vida. Eso será suficiente para recordar y para celebrar siempre al alimento convertido en líquido, la mejor medicina.

La vida es caprichosa sin duda, sin embargo el contar con estas herramientas me permite no tener el control, si no que fluir en armonía con ella. Delante de todo, me quedo con su mensaje y con mi responsabilidad en cuanto ejemplo proyecta. Ha sido una aventura de subes  y bajas, pero delante y más allá de todo, me siento agradecido y así encuentro mi motivo, mi razón, el por qué jugueo.

 

¿Tienes Una Meta? Ve por ella

Les voy a contar algo que me pasó….Hace 9 meses (SEPTIEMBRE 2017) cuando estaba haciendo la #fiestadejugos (QUE EMPECÉ EN AGOSTO) las personas me decían que estaba loco, que no sabía lo que hacia, queme veía mal, se burlaban, otros más acomplejados hasta les daba pena ajena.
Ya me había pasado un poco así cuando deje la carne y mi alimentación se volvió a base de plantas. No les voy a mentir, a veces duele que la gente te juzgue, pongan en entredicho tus conocimientos, minimizen lo que haces, aprovechen la más mínima provocación para confrontarte. En especial duele más cuando son familiares o amigos los que lo hacen.
Pero bueno, yo ya sabía lo que iba a pasar, necesitaba una limpieza profunda y un ayuno de 40 días de jugos lo logró. También quería optimizar la absorción y eliminación, pienso que avancé bastante en ese aspecto también . La meta siempre la tuve fija, confrontarla con la realidad externa fue un poco tortuoso, pero un buen reto. Fue peor lo externo, que lo interno, porque en este último sabía que estaba sanando.
Moraleja de la historia. Aguanta vara. Porque existan personas que viven en una nube de ignorancia o porque ellos mismos no lo puedan hacer, no significa que tú no puedas. Tienes una meta lucha por ella, por más tonta que le pueda parecer a los demás, te puedo asegurar que el valor es tan superficial y el único importante será siempre el que le das tú. Tú vives tu lucha tu sueño, lo demás es lo de menos.
También hay personas que confían en mi y siempre apoyan. A ellos mi eterno agradecimiento. Son para mi demasiado especiales.
Screenshot_20180514-151110_2
Todavía falta, ahí vamos.